viernes, 11 de julio de 2008

Solo ante el Peligro (High Noon)

Solo ante el peligro (1952)
En Hadleyville, un pequeño pueblo del lejano oeste, a las 10.30 de la mañana de un tórrido dia estival, el veterano Sheriff Will Kane (Gary Cooper) contrae matrimonio con la bella Amy Fowler (Grace Kelly). Ese mismo dia el Sheriff Kane va abandonar el cargo para retirarse junto a su esposa. Sin embargo, tras la ceremonia Kane recibe una noticia que sacude todo el pueblo. Frank Miller, un antiguo pistolero y forajido al que Kane hizo encarcelar ha sido liberado y se dirige hacia el pueblo en el tren del mediodia, para reunirse con otros tres pistoleros y vengarse de del Sheriff que lo envió a prisión. Pese a que en primera instancia Kane trata de huir junto a su esposa, pronto cambiará de opinión y regresará al pueblo para buscar la colaboración de sus ciudadanos y enfrentarse a los pistoleros de Miller. Sin embargo, Kane pronto descubrirá que el pánico de sus vecinos a Miller impide que quieran prestarle ayuda para hacerles frente.

He de reconocer que el Western no es, ni de lejos, uno de mis géneros favoritos, pues lo considero un género artísticamente limitado, y lastrado por una palmaria endogamia temática. Sin embargo, no es menos cierto que es un género que ha dado lugar a algunas de las películas más míticas de la historia del cine. Y “Solo ante el Peligro” es un claro ejemplo de esto, y no es casualidad que sea considerada una de los mejores películas de la historia del cine.

El gran realizador norteamericano de origen austriaco Fred Zinnemann firmó con este film la mejor muestra del denominado “Western sicológico”, dotando a la historia de un profundo trasfondo moral, lo cual no era algo absolutamente novedoso, pero sí desacostumbrado en una película de estas características. Pero los aspectos rompedores del film no acaban ahí, sino que abarcan también el ámbito narrativo. La película está filmada en tiempo real, es decir, los poco más de 80 minutos que transcurren desde que comienza la película hasta que esta concluye se corresponden con el tiempo físico en el que se desarrolla la acción. Todo un logro artístico y técnico, aparte de una novedad estilística rompedora dentro del lenguaje cinematográfico.

Pero el interés de la película no termina en estos aspectos, sino que va más allá constituyendo una auténtica denuncia de las injusticias de unos de los hechos más infames del S. XX. Cuando Fred Zinemann encargó al guionista (y amigo personal) Carl Foreman que elaborara el guión basadonse en una novela corta del oeste titulada The tin star ("La estrella de latón") de John W. Cunningham, Hollywood se hallaba sacudida por la tristemente celebre “Caza de Brujas” del senador McCarthy. Por esas fechas, muchos actores y gentes del cine habían comenzado a delatar a compañeros sospechosos de “actividades comunistas”. Foreman sabía que iba a ser llamado a declarar, de modo que quiso hacer de la historia del Sheriff Kane una alegoría de sus propias circunstancias y de la situación que vivía la industria del cine. Justo es reseñar que los temores de Foreman se confirmaron, ya que fue citado a declarar por el comité de McCarthy y, como se negó a delatar a sus colegas, fue incluido en la “lista negra” de artistas que debían ser vetados. Foreman emigraría a Europa pocos meses después, donde continúo con su carrera como guionista.

Más allá de estos asuntos extracinematográficos, “Solo ante el peligro” ha pasado a la historia igualmente por la calidad de sus interpretaciones. La prometedora y joven actriz Grace Kelly, la futura princesa de Mónaco, -que en principio rechazó el papel-, finalmente aceptó interpretar a la frágil Amy Fowler. Kelly, que provenía del ámbito teatral, se reveló como una actriz sobria, elegante y con una imponente presencia en pantalla. Pero por encima de todo, en el film brilla con luz propia un Gary Cooper en estado de gracia que iba a alcanzar su cenit interpretativo en esta película. Cuando se le propuso protagonizar “Solo ante el Peligro”, Cooper estaba atravesando un delicado momento personal y profesional. Las dos últimas películas de “Coop” habían sido dos filmes menores que no habían funcionado comercialmente, la prensa airaba sus romances con mujeres de escasos escrúpulos, y había comenzando a padecer una molesta úlcera de estómago que pronto desembocaría en cáncer. Sin embargo, esto ayudó a que compusiera un papel más creíble del sheriff Will Kane. La mezcla de amargura, malestar físico y hastío que Cooper muestra en pantalla le venia de perlas a Zinneman, quien confesó que le daba pena ver la expresión de Cooper durante el rodaje, pero que a efectos de la película era perfecto por la veracidad que le daba al personaje.
El rodaje de la pelicula fue bastante sencillo y en poco más de un mes estuvo terminado. Zinemman demostró su dominio del tiempo narrativo transmitiendo angustia y suspense conforme asistimos junto a Kane a la desesperada búsqueda de apoyos entre los ciudadanos, apoyos que le son negados sistemáticamente. El semblante desasosegado de Kane, caminando solo por la polvorienta calle central del pueblo se ve alternado con tomas cercanas de los relojes pendulares que marcan inexorablemente los minutos que faltan para el mediodia, transmitiendo una sensación de claustrofóbica angustia. El personaje Kane consigue que cualquier espectador sienta una poderosa empatía hacia él conforme se va revelando la cobardía moral de aquellos por los que el Sheriff está dispuesto a arriesgar su vida. De este modo la narración alcanza unas cotas de intensidad y dramatismo pocas veces igualadas en la historia del cine. Todo ello se ve reforzado por el soberbio trabajo de montaje, y la excelente banda sonora que el gran Dimitri Tiomkin compuso para el film. De las muchas secuencias memorables de la película, personalmente me quedo con la que supone el magistral desenlace de la historia, cuando Kane arroja, con un indisimulado gesto de desprecio, la estrella de latón a los pies de sus cobardes vecinos, quienes apenas se atreven a mirar al Sheriff a los ojos. Un enorme final para una enorme película.

En definitiva, “Solo ante el Peligro” es una de las grandes obras maestras del cine, que sirvió para revitalizar el Western, a la vez que brindó a un gigante de la pantalla como Gary Cooper la posibilidad de interpretar su mejor papel. Tanto es asi que cuando uno piensa en el Far West es difícil no imaginarse al sheriff Will Kane paseando solitario por una polvorienta calle de un remoto pueblo…

11 comentarios:

Major Reisman dijo...

Buenas

Pues nada que añadir a tu excelente comentario salvo que lo suscribo 100%.

Aparte de coincidir contigo en que la mejor escena es cuando arroja la estrella, yo destacaría como la segunda mejor cuando va a la iglesia a pedir ayuda, y lo que se encuentra...

Y es una película que da que pensar. El espectador siempre se pregunta (me incluyo) si algún día se ponen las cosas feas ¿quién seré? ¿Will Kane? ¿o un "honesto" ciudadano?

Un saludo

C.C.Buxter dijo...

En relación con el significado político de esta película, según parece logró enfurecer, y mucho, a John Wayne, especialmente por retratar a un sheriff necesitado de ayuda... Así, como respuesta a "Solo ante el peligro", se rodó posteriormente "Río Bravo", dirigida por Howard Hawks y protagonizada por el propio Wayne, en el papel de un sheriff implacable.

Por cierto, aunque el western no sea uno de tus géneros preferidos, hoy dan en la primera una de las mejores películas de ese género (aunque en la modalidad llamada "western crepuscular"), "Sin perdón", dirigida y protagonizada por Clint Eastwood.

Von Kleist dijo...

Hola Reisman y CC Buxter

Como dices, amigo Reisman, la escena de la iglesia es otra de las destacadas. Me llamó la atención el discursito que le larga el alcalde a Kane, por que es una obra maestra del cinismo. Básicamente le viene a decir "Has sido el mejor sheriff que hemos tenido y un hombre íntegro, pero tienes que marcharte para no ponernos en peligro". Y lo peor de todo es lo realista que suena.

Sobre tu dilema, es sin duda una pregunta que plantea este film. A todos nos gustaría ser Will Kane, pero cuando vienen mal dadas, es mucho más fácil ser uno de los "honestos" ciudadanos.

CC Buxter, conocía la anécdota que comentas sobre Wayne y su reacción ante esta película. No me extraña que reaccionara así, ya que Wayne era un republicano acérrimo y un ultraconservador convencido. Seguramente no dejó de ver el mensaje que se escondía detrás de la historia del Sheriff Kane.

Por cierto, ya que sale el tema, a mi "Sin Perdon" me parece una de las películas más sobrevaloradas de la última década.

Saludos

C.C.Buxter dijo...

Habemus polémica...

Para mí, sin embargo, "Sin perdón" es una de las mejores películas de los últimos tiempos; si mirásemos los Oscar de los últimos veinticinco años, estaría seguro entre los cinco mejores. Aunque, para ser sincero, también reconoceré que soy un "ultra" de Clint Eastwood...

El personaje de William Munny siempre me ha recordado, salvando las distancias, al de Michael Corleone: dos tipos que, aunque se esfuerzan por cambiar, al final siempre ceden ante los instintos más bajos, ante lo que "son" realmente (aunque el caso de Corleone es mucho más despreciable, claro, porque está totalmente fuera de control).

Además, "Sin perdón" incluye una de las mejores definiciones del homicidio: "cuando matas a un hombre, le quitas todo lo que tiene y todo lo que podría llegar a tener".

Von Kleist dijo...

Hola de nuevo CC Buxter

Viva el debate, que es lo que enriquece... ;)

No digo que "Sin Perdon" sea una mala pelicula. Personalmente me parece un buen Western, con buenos actores y una más que correcta factura. Ahora bien, no me parece la "Obra Maestra" que algunos críticos dijeron, por la sencilla razón que nada de lo que muestra es especialmente original, aunque los personajes (especialmente el de Munny) estén bien trazados. Para entendernos, para mi es una película de notable bajo, no de sobresaliente.

El sengundo gran Western de la historia es -en mi opinión- esa gran pelicula de Peckinpahk titulada "Grupo Salvaje" la cual espero comentar en el futuro.

Saludos

yossarian dijo...

Hola.

Me uno al debate!
Me encanta el western! así que ya estoy posicionado. Es el género americano por excelencia, y como en todo género, hay películas malísimas, mediocres, y obras maestras, que son las que trascienden el propio género.

En cuanto a Rio Bravo, no sabía de la reacción de Waine. Lo que yo había leido es que realmente no le gustó a Hawks, que no podía creerse que a alguien lo dejara todo el mundo tirado, así que rodó esa obra maestra que es Rio Bravo, como respuesta a "Solo ante el peligro".

A mi me gustan las dos. Cada una cuenta una historia distinta y el trasfondo político de la película de Zinemann le da un valor añadido.

Me gusta creer que la gente se comportará como en la película de Hawks, aunque en la realidad lo haga como en "Solo ante el peligro"

Felicidades por el blog.

Un saludo

Major Reisman dijo...

Buenas

Yo también me uno al debate.

Yo creo que tanto "Solo ante el peligro" como "Rio Bravo" pueden ser reales. Creo que hay un umbral en el que una persona decide apoyar a otro en plan "de perdidos al río" como que se puede dar el caso de "ponerse de perfil y allá te las apañes". No hace falta irse a las películas del Oeste. Hay ejemplos en nuestros clásicos como "Fuenteovejuna". Es decir, la cosa viene de lejos.

En cuanto a "Sin perdón". Pues yo considero que es una obra maestra. Motivos: revitaliza un género que parecía completamente trillado al mismo tiempo que lo desmitifica en un sentido distinto a lo que se ve en "Grupo Salvaje", la otra gran obra maestra del western estilo Peckimpah. Cada vez que echan cualquiera de esas dos no puedo evitar quedarme enganchado a la pantalla.

Saludos

Von Kleist dijo...

Buenas

Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario, Reisman, ambas situaciones que plantean las dos películas son perfectamente plausibles.

Sobre "Sin Perdon", insisto, a mi me parece una película estimable, y que vino a revitalizar un tanto el Western, pero no una grandísima pelicula. Como siempre, cuestión de gustos.

Saludos

yossarian dijo...

¿Y qué opinais de "Los Profesionales"
Para mí otro de los grandes westerns post-clásicos (por llamarlo de alguna manera)

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas Yossarian

Personalmente encuentro que "Los profesionales" es un gran western, con un argumento interesante y bien desarrollado, pero para mi gusto está un escalón por debajo de "Grupo Salvaje". Pero yo, desde luego, lo incluiria entre los 10 mejores de todos los tiempos.

Saludos

yossarian dijo...

Hola, Von Kleist.

Totalmente de acuerdo.

un saludo y feliz verano!